IPv6 también es responsabilidad de quienes tienen sitios web

La “nueva” versión del protocolo de Internet es una necesidad desde que se detectó el problema de agotamiento de direcciones hace más de 30 años. Hay grandes compañías que aparentemente se comprometen a un flag day para dejar de dar soporte a IPv4 en 2030. Las cifras de uso en Costa Rica a fecha de hoy no son nada alentadoras y aunque existen esfuerzos institucionales para migrar, los usuarios todavía no están disfrutando de la navegación en la nueva versión según datos de múltiples fuentes.

Podría ser un pretexto por parte de los proveedores de servicios de Internet el hecho de que haya gran cantidad de servicios en línea que todavía no funcionan con IPv6, estando únicamente accesible por IPv4. Quienes administren, sobre todo sitios web, deberían considerar seriamente en aportar su granito de arena y asegurarse de que su sitio web funciona desde IPv6 tanto las resoluciones DNS de los dominios que apunten al sitio, así como los servicios que escuchan desde las direcciones IP que los sirven.

El espacio de direcciones IPv4 en la región LACNIC se agotó en 2020 y los proveedores tienen que aguantar con lo que les quedó o esperar a que algún otro proveedor libere algún bloque pequeño. Para contrarrestar la creciente demanda de servicios de Internet con los mismos recursos de direcciones, la solución es migrar a IPv6. En el momento de escribir estas líneas, más de un tercio de la población mundial disfruta de IPv6. En Costa Rica la cifra ronda el 0%. Si se compara con la voluntad que tienen en otros países, en México ronda el 39%, en Brasil el 38%, en Uruguay el 32% y en Ecuador el 26%.

Los mecanismos NAT a nivel de proveedor se están extendiendo en proveedores masivos. Pareciera que la migración desde IP dinámica a NAT masivo por parte de proveedores grandes como es el caso de los de Kölbi hogar, ya sea ADSL o fibra, causan los típicos inconvenientes que rompen un poco más los principios básicos de Internet: miles de usuarios residenciales saliendo con la misma IP pública, bloqueos en sitios web, resolución de CAPTCHAs en buscadores porque detectan “actividad inusual” (muchas búsquedas desde la misma IP), etc. Las conexiones punto a punto dejan de funcionar. El desembolso que supone tener que utilizar equipo de alta gama especializado para permitir este NAT masivo es muy elevado y no resuelve el problema.

La cantidad de usuarios con equipo obsoleto que no soporta IPv6 y no se corrige por una actualización del sistema es cada vez más pequeña, ya que estos dispositivos estarían alcanzando el final de vida útil del fabricante y sin actualizaciones ser vulnerables, algo que le causaría problemas al proveedor de servicios de Internet si no se lo reemplaza al cliente, donde la mayoría se ofrecen en alquiler.

Sustituir los routers viejos y tomarse en serio la migración a IPv6 en clientes residenciales es la solución. También es una oportunidad para pequeños proveedores para competir en características que prácticamente nadie ofrece en el mercado. En los próximos años se podrán observar cada vez más sitios web, entre otros servicios en línea, que no funcionarán si no se dispone de conectividad IPv6.

Hay más razones para quienes tienen sitios web que únicamente funcionan con IPv4. Quizás llegue el día en que los buscadores penalicen los sitios que no soporten IPv6, algo que ya se realiza desde hace tiempo con los que no soportan HTTPS. Además, tendrán problemas para manejar la gestión de sus visitas porque el NAT masivo es cada vez más común fruto del agotamiento y miles de visitas únicas no lo parecerán porque vendrán desde la misma dirección IP. Debido a que cerca de la mitad de la población utiliza mecanismos de bloqueo de rastreadores por motivos de privacidad, los datos de sistemas de analítica de visitas no resulten tan eficaces para distinguir a los usuarios únicos.

Por ello, quienes tengan presencia en Internet, sean sitios web u otros servicios (correo electrónico, etc.), deberían asegurarse de que sus sitios funcionan desde IPv6. Esto es aparte de presionar para que los proveedores de Internet nacionales se movilicen cuanto antes para no llegar tarde como país en esta migración mundial a la nueva Internet. Pongamos nuestro granito de arena quienes administramos sitios web para lograrlo.

Por supuesto, el sitio web que publica originalmente este artículo es accesible desde IPv6. Validar IPv6 para fran.cr.

2 comentarios en “IPv6 también es responsabilidad de quienes tienen sitios web

  1. Ariel:

    Acá en Chile igual estábamos atrasados en el despliegue de IPv6 pero en el último tiempo está subiendo y ya vamos sobre el 7% porque hace poco VTR, que es uno de los ISPs residenciales más grandes del país habilitó IPv6.
    Por información que me ha llegado también sé que falta poco para que otros dos grandes ISPs residenciales también habiliten IPv6.
    Lo mejor es que cuando se hizo la licitación de las bandas para el 5G el gobierno indicó algunas contraprestaciones como la de desplegar 5G en mas de 300 localidades rurales obligatorias y hacer que las redes móviles sean compatibles con IPv6 de forma obligatoria. Cuando las 4 grandes operadoras habiliten IPv6 en las redes móviles seguramente Chile va a estar entre los países con el porcentaje mas alto de IPv6 en el mundo.
    Estaría genial que más países obliguen a los ISPs a habilitar IPv6, porque el IPv4 ya está obsoleto y agotado, y el uso de CG-NAT trae muchos problemas.

    1. Francisco de la Peña:

      Gracias Ariel, por suerte poco a poco irá despegando, son muy buenas noticias por allá y el porcentaje parece que subirá rápidamente como bien apuntas. El principal operador de Costa Rica (ICE) ya está preparando el despliegue aquí también, de hecho comenzaron a implantar CG-NAT pero creo que como parte de la estrategia para terminar usando dual stack, que es probablemente el mecanismo más sencillo si ya cuentan con carrier grade NAT en IPv4. Quienes ya disfruten de IPv6 evitarán los problemas que supone v4.
      Y excelente idea exigir IPv6 en el despliegue 5G. Otras opciones que recomiendan expertos de LACNIC es impedir la importación de dispositivos hardware de red incompatibles con IPv6 por considerarlos obsoletos (directamente tratarlo como basura electrónica) y que en licitaciones en general se obligue a implantar IPv6 en general, incluyendo desarrollos de software y web.

Responder a Francisco de la Peña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.